lunes, 20 de octubre de 2014

Índice del libro Sobre la conciencia

Este es el índice del libro sobre la conciencia.

Sobre la conciencia. Opúsculo


Introducción
El flujo de la conciencia
El problema fácil y el problema difícil de la conciencia
Herramientas de estudio de la conciencia
Procesos conscientes e inconscientes
Filosofía de la conciencia
Los grados de la conciencia
Ciencia de la conciencia
Neuronas excedentes
Conclusiones


Se trata de una breve introducción al problema de la conciencia que consta de 26 páginas y cuyo coste es 0,89€.


jueves, 9 de octubre de 2014

Watson aprende español

Watson, el deslumbrante sistema que ganó a los mejores concursantes en el concurso de TV Jeopardy, está aprendiendo español. Esto supone un enorme impulso a la informática cognitiva y una excelente noticia para el mundo de la computación en nuestro idioma.

Michael Rhodin, Senior Vice President, IBM Watson Group

IBM y CaixaBank están colaborando para crear un sistema cognitivo en español basado en Watson. CaixaBank ha sido una entidad pionera en el mundo bancario y esta vez quiere seguir a la cabeza de la innovación para lo que ha decidido invertir en enseñar español a Watson.

El acuerdo consiste en desarrollar en español una versión del producto Watson Engagement Advisor. Este producto está diseñado para ayudar a los call center, los centros de atención telefónica.

La experiencia de los usuarios de los call center es con frecuencia decepcionante con llamadas que pasan de un operador a otro sin respuesta. Las cifras son gigantescas. 270.000 millones de llamadas a centros de atención telefónica son atendidas anualmente. De ellas la mitad no se resuelven de inmediato o requieren escalar el problema a un supervisor. Un 1% de mejora en la satisfacción del cliente lleva a un 4,6% de ganancia de cuota de mercado. Los clientes satisfechos generan un 23% más de ganancias a la empresa. ¿Cómo mejorar estos datos? IBM cree que Watson proporcionará una mayor satisfacción y mejoras en los resultados financieros.

El acuerdo va más allá de una simple traducción. Dado que Watson usa lenguaje natural, el corazón del sistema es el uso del lenguaje y por lo tanto, no basta con traducir, hay que enseñar a Watson todas las características del español, de forma que sea capaz de "entender".

IBM también está trabajando en una versión en portugués de Watson destinada sobre todo a los clientes de Brasil.

Este es solo el comienzo, pero pronto comenzaremos a ver aplicaciones en español y portugués del sistema más listo del mundo, Watson.

lunes, 6 de octubre de 2014

Pocos elementos forman sistemas complejos en el mundo físico, biológico o digital

Cuando observamos el mundo físico que nos rodea, nos maravillamos de su extrema variedad y complejidad. Al examinar el mundo vivo no deja de sorprendernos la riqueza de animales y plantas que encontramos por doquier. Sería iluso pretender leer los libros que se han escrito en la historia. La música ofrece una enorme repertorio de temas que escuchar. Y el mundo digital sorprende por la desbordante cantidad de contenidos que nos presenta. Pero todos estos complejos mundos tienen algo en común: están compuestos por una pequeña cantidad de elementos combinados en gigantescos números.

Apenas unas decenas de partículas subatómicas forman todos los átomos que conocemos. Poco más de un centenar de átomos constituyen el universo. Muy pocas partes se conjugan en combinaciones cada vez más complejas hasta constituir el mundo que habitamos.
La vida está formada por combinaciones de elementos inanimados cuya interacción produce un fenómeno emergente que llamamos vida. El genoma está compuesto por tan solo cuatro letras, las bases nitrogenadas que lo forman. El genoma humano tiene 3.200 millones de parejas de estas bases. Solo cuatro elementos repetidos millones de veces constituyen la información para crear un ser humano. Estas cuatro bases generan unos compuestos llamados aminoácidos. Solo 20 aminoácidos crean varios cientos de miles de proteínas, las moléculas de las que estamos formados. A su vez solo 20.000 genes gobiernan (junto con el ambiente) el destino de los billones de células que forman un ser humano. De los 23 parejas de cromosomas, la mitad vienen del padre y la mitad de la madre. Combinados al azar, supone que cada uno de nosotros puede pasar a nuestros hijos más de 8 millones de combinaciones distintas. Lo cual es poco para explicar la variedad de humanos diferentes. En una fase de la reproducción celular que forma espermatozoides y óvulos, los cromosomas se entrecruzan dando lugar a un número extraordinario que sí explica la variedad humana.
¿Qué podemos decir del cerebro que con tan solo un elemento constituyente, la neurona (aunque hay de varios tipos) forma una red inteligente? Es más, los humanos diferimos de los simios más próximos en el número de neuronas. Por lo demás no somos muy distintos. Pero nuestro cerebro es tres veces mayor que el de los chimpancés (0,5 litros frente a 1,5) y ello provoca fenómenos emergentes como la inteligencia superior y el lenguaje simbólico.
El lenguaje es una herramienta maravillosa. Mediante su uso podemos comunicar un número ilimitado de mensajes. Sin embargo, todos los lenguajes humanos se componen de poco más de una veintena de elementos constitutivos, los fonemas (sonidos) o su variante escrita, las letras. Esta reflexión llevó al genial Jorge Luis Borges a escribir su famoso cuento La Biblioteca de Babel en la que todos los libros posibles de un número determinado de letras existen para regocijo de unos y desesperación de otros.
La música universal es increíblemente variada y cada pieza suena distinta del resto. Sin embargo, la música está constituida por un número limitado de componentes, las notas. Tan solo 12 (en la música occidental). Incluso, dentro de ella tenemos preferencia por solo unas pocas combinaciones: las escalas musicales. Y tampoco estas se mezclan de cualquier manera. La música popular actual (cualquiera que sea el género) apenas usa unas pocas escalas y estas son bastante predecibles. No obstante, la combinación es suficiente para que ninguna pieza sea igual a otra.
Pero si hay un ejemplo de pocos elementos en grandes combinaciones, este es el mundo digital. Todo el mundo digital sin excepción está compuesto de combinaciones de un elemento, el bit, con dos valores, 0 y 1. Podríamos haber construido ordenadores basados en un sistema de 10 valores o cualquier otro número, pero los ordenadores serían más complejos e ineficientes. La biblioteca digital es una exorbitante combinación de tan solo dos valores.
El asunto no es menor e involucra a muchas ciencias y a la propia filosofía. Propiedades emergentes, sistemas complejos o sistemas caóticos son algunos de los términos que se utilizan para comprender una realidad que tiene una característica: el mundo es complejo, pero está formado por pocos elementos distintos.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Contacto visual

El contacto visual es una poderosa herramienta de comunicación entre humanos. Determina en buena medida las relaciones personales. Se mantiene en la televisión en una única dirección. Por razones técnicas el contacto visual se pierde en las videoconferencias. También es importante entre los animales y en la relación entre humanos y animales. Un nuevo estudio ha encontrado neuronas que solo responden al contacto visual en una zona llamada amígdala en el cerebro de los macacos.

Pese a la importancia del contacto visual, no hay muchos estudios sobre esta fundamental forma de comunicación. El contacto visual es clave en las relaciones interpersonales. Es el signo de que nos estamos prestando atención uno a otro. Las reglas de contacto visual son estrictas y esquivas. Agradecemos que se produzca y nos hace sentirnos importantes para la otra persona. Pero debe de ser breve. Un contacto intenso y prolongado es molesto e incluso se interpreta como un desafío. Por lo común, si hablas a un superior debes de medir su uso o incluso evitarlo. En el flirteo o galanteo es útil y peligroso. Por la calle, entre dos personas de distinto sexo es señal de reconocimiento. Y en todos los casos es inconfundible: me ha mirado o no, no hay intermedios. Evitar la mirada de desconocidos es esencial para no entrar en contacto con ellos.
El contacto visual es también muy demandante cognitivamente. Es difícil pensar en algo si miramos a los ojos del otro. Lo común es desviar la mirada mientras pensamos. De modo que lo normal en una conversación es tener contactos visuales frecuentes y cortos.
En la televisión se da en una única dirección, pero es igual de efectivo. “Mira a la cámara” es una orden vital para los comunicadores. Y en efecto, como espectador, percibes que el sujeto de la escena te está mirando a ti y no a otros aunque sabes que es una ilusión. Una poderosa ilusión. En sentido contrario también se aplica: un actor jamás puede mirar a la cámara, la magia de la escena se pierde al instante, el engaño del cine se pierde irremisiblemente ya que el actor no te está hablando a ti sino a su pareja.
En las videoconferencias este contacto visual se pierde por motivos técnicos. La videocámara que me graba está en un lugar distinto que la pantalla donde veo a mi interlocutor. El ángulo mínimo que detecta la mirada es muy inferior a la distancia que hay entre los dos aparatos. La ilusión de la mirada directa desaparece y hará falta una tecnología que hoy no existe para conseguirlo.
El contacto visual es inequívoco, rápido y a bastante distancia. Revela además problemas mentales. “Tiene una mirada rara” es algo que en alguna ocasión hemos pensado de otra persona. Buscando en publicaciones médicas, la literatura es abrumadora. El rechazo al contacto visual está muy ligado al síndrome del espectro autista y en menor medida a la esquizofrenia.
Entre los animales también existe el contacto visual. Y entre animales y humanos. Cualquiera que tenga un perro lo sabe. Los animales domesticados como perros o hurones sostienen mucho más la mirada de sus amos que la de otros humanos. Y a su vez, los animales domesticados sostienen más la mirada que los salvajes. Una recomendación a los niños para comportarse con un perro agresivo es no mirarle a los ojos. Para el animal supone un desafío. Pero si te sientes más fuerte, puedes dominarle con la mirada.
En un nuevo estudio se han encontrado neuronas responsables del contacto visual en monos macacos. Hace 30 millones de años que nuestras líneas evolutivas se separaron pese a lo cual nuestro sistema visual es muy semejante. Por ejemplo, nuestro área de reconocimiento de caras es muy similar.
Sin embargo, en el estudio se han identificado las neuronas en la amígdala, una parte del cerebro responsable de las emociones. Es lógico, el contacto visual suscita emociones. El estudio no ha buscado, pero seguro que existen, las neuronas en las áreas visuales. Lo novedoso es que las neuronas de la amígdala están especializadas en el contacto visual. Solo se excitan cuando las miradas se cruzan y entonces producen una descarga emocional. Dado que nos parecemos mucho a los macacos, es de esperar que los humanos funcionemos de forma parecida.
Algunas frases célebres
Por una mirada, un mundo; / por una sonrisa, un cielo; / por un beso… yo no sé / qué te diera por un beso.
(Gustavo Adolfo Bécquer)

El primer beso no se da con la boca, sino con la mirada.
(Tristan Bernard)

Las palabras están llenas de falsedad o de arte; la mirada es el lenguaje del corazón.
(William Shakespeare)
La mirada lo dice todo. Pero sabemos poquísimo de ella.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Conozco tu genoma y quiero tu dinero

Desde la secuenciación del genoma humano los costes de los test genéticos se han abaratado mucho y lo seguirán haciendo. Esto es un gran avance para el diagnóstico de enfermedades y la investigación. Pero plantea también un problema fundamental: ¿estarán seguros nuestros datos genéticos o pueden caer en manos de delincuentes? ¿Seguro que no serán mal utilizados? ¿Habrá que hacer nuevas leyes?

Test ADN
Basta echar un vistazo a Google (deliberadamente no pongo ningún enlace) para encontrar empresas que nos permiten analizar nuestro ADN. Hoy no son muchas pero el número está creciendo. Analizan una muestra de nuestro tejido, generalmente saliva, y nos devuelven un informe con un conjunto de marcadores genéticos que han encontrado en nuestro ADN. A mayor número de marcadores analizados, mayor precio. Hoy oscilan entre los 200 y los 1000 dólares.
¿En qué consiste el método? Solicitamos y pagamos por Internet la prueba y la empresa nos envía un kit. Este contiene un bastoncillo (similar al de limpiar los oídos) que raspamos levemente debajo de la lengua, colocamos luego en un envoltorio y enviamos de vuelta a la empresa. Esta nos envía el informe en pocos días. Sencillo ¿no?
¿Para qué se usan estos test de ADN? Hoy en día tienen tres usos preferentes. Se pueden usar para una prueba de paternidad que puede ser legal o privada. Pueden usarse para detectar un conjunto de enfermedades a las que somos genéticamente predispuestos. Y finalmente, comparándolo con otros grupos de población, nos ayudan a saber de donde provienen nuestros ancestros: norte de Europa, centro de Asia...
El uso indebido de los datos que circulan por Internet es motivo constante de noticias: suplantación de personalidad, spam y otros muchos variados delitos cibernéticos o uso mal intencionado. Existen mecanismos de control, pero la batalla es permanente. ¿Pueden ocurrir delitos genéticos como se dan los cibernéticos?
Hasta aquí la realidad, pero dejemos volar un poco la imaginación.
Si la prueba de ADN nos la recomienda nuestro farmacéutico, a continuación nos puede sugerir lo que nos conviene contra la obesidad o el riesgo de infarto. Nos convertimos en un cliente suyo en lo que se denomina venta cruzada.
En la prueba de paternidad no enviamos exclusivamente nuestros datos. También los de otra persona, nuestro supuesto hijo. Lo siguiente está extraído de un sitio web que ofrece estos servicios.
En este tipo de pruebas es el interesado el que toma las muestras de ADN a los participantes, en el momento y lugar que consideren oportuno. Solo tienes que indicarnos donde quieres que te enviemos el kit de recogida de muestras de forma discreta.
Mmm. Tomo una muestra de mi supuesto hijo que vive conmigo y del que sospecho que no lo es. ¿Y si no vive conmigo sino que vive en otra casa pero sospecho que es mío?
¿Y si consigo por algún medio la muestra de saliva de otra persona? Puedo averiguar si tiene predisposición a enfermedades genéticas. Eso hoy. ¿Dentro de unos años?
El abaratamiento de las técnicas de análisis de ADN es acelerado. En pocos años podremos secuenciar el genoma completo de una persona por menos de 1000 dólares. El terreno para el delito genético comienza a ser tentador.
Estamos secuenciando el genoma del neandertal con algunos restos fósiles que encontramos, por ejemplo dientes o huesos y que tienen decenas de miles de años. La policía encuentra restos de ADN en el lugar del crimen y los coteja con el sospechoso.
Ahora los kits comerciales usan la saliva, pero casi cualquier célula humana vale. Por ejemplo el cabello. Una vistazo a una de estas páginas pone los pelos de punta: sangre líquida, manchas de sangre, cabello con raíces, colillas, chicle, palillo o hilo dental, cera de limpieza de los oídos, semen, restos de afeitado eléctrico, uñas, compresas o incluso ropa interior. No todo es igual de sencillo y barato, pero es un catálogo actual.
Hablando de semen, recordarás el famoso caso de Monica Lewinsky. Era la becaria del presidente Bill Clinton y en el proceso que se seguió contra él aportó una prueba contundente: un vestido que había guardado sin lavar y que contenía manchas de semen que los análisis confirmaron como perteneciente al presidente. El uso de restos biológicos pertencientes a otras personas no es nuevo.
No menos importante es que usar una colilla o un chicle es perfectamente legal ya que está abandonado en el dominio público.
¿Puedo conseguir un pelo de alguien? ¿De un famoso, como Justin Bieber, un político como Putin o el mismísimo Papa de Roma? ¿Cuánto pagaría una organización criminal por hacerse con un pelo de un Rockefeller o de Obama? Secuenciar el genoma de cualquiera es hoy posible pero caro. En un futuro próximo será barato, muy barato.
En el futuro nuestros datos genéticos pueden ser usados de muchas maneras. Para obtener un trabajo. Para acceder a un seguro médico. En el caso de los deportistas para asegurar su rendimiento. Piensa en ello y se te ocurrirán nuevos usos.
Y lo más vidrioso de todo: la clonación. En 2005 el científico surcoreano Hwang Wook-Suk anunció los resultados de una clonación humana que luego resultó ser un fraude. La clonación de seres humanos con fines reproductivos está prohibida en el mundo. Pero la clonación terapéutica es aceptada en algunos lugares. Se trata de conseguir embriones idénticos genéticamente a una persona enferma para que se puedan extraer células madre embrionarias compatibles.
La legislación debe acomodarse y las empresas que en la actualidad ofrecen servicios de test de ADN garantizan la confidencialidad de los datos. Pero ¿y si esta información cae en manos de personas con pocos escrúpulos o organizaciones delincuentes? ¿Tendrá Justin Bieber que vigilar todos sus restos biológicos con un celo enfermizo para no arriesgarse a tener miles de clones?
Desde luego, parte de lo escrito arriba pertenece a la ciencia ficción. Encontraremos los métodos para vivir en medio genéticamente seguro del mismo modo en que no debemos preocuparnos en exceso por nuestra seguridad en la red ni guardar de forma obsesiva nuestras contraseñas. Podemos estar tranquilos. ¿O no?

lunes, 15 de septiembre de 2014

Publicado mi nuevo libro: "Sobre la conciencia"

Hoy, 15 de septiembre se ha publicado en Amazon mi nuevo libro digital.


Sobre la conciencia. Opúsculo


Es una breve introducción al problema de la conciencia que consta de 26 páginas y cuyo coste es 0,89€.


¿De qué forma algo físico como el cerebro genera algo no físico como la mente? ¿Qué es algo tan inmaterial como el pensamiento? La conciencia es el problema más complejo que tiene planteada la humanidad. Aunque las aproximaciones filosóficas siguen siendo válidas, la ciencia aporta nuevos enfoques al antiguo problema. Esta breve obra se acerca de forma comprensible al gran misterio de la conciencia abordando todos los aspectos relevantes desde la filosofía a la ciencia partiendo de la experiencia cotidiana.


jueves, 31 de julio de 2014

Curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo UIMP sobre Inteligencia Artificial

Los días 21 a 23 de Julio se ha celebrado un curso de verano en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo UIMP en el que he intervenido como ponente.

El curso se denominaba INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y PORVENIR DE LA ESPECIE HUMANA y estaba a cargo del prestigioso profesor Ramón Tamames siendo Felipe Debasa Navalpotro el secretario del curso.

Han sido tres jornadas intensas y agradables bajo la brisa cantábrica en la bella ciudad de Santander en el fantástico marco del Palacio de la Magdalena.

Mi ponencia versó en torno a los temas candentes de la Inteligencia Artificial con el título Cerebro y ordenador: mundos convergentes... ¿y competidores?

La nómina de asistentes era de gran nivel y contó con José Luis Cordeiro Mateo, Jesús Banegas Núñez, Javier de Felipe Oroquieta, José María Baldasano Recio, Adolfo Castilla Garrido y Carlos Rodríguez Jiménez.




Descripción de la actividad

Los avances en términos de inteligencia artificial (IA), han sido espectaculares en los últimos tiempos, lo que permite, en la vida cotidiana, la disponibilidad de máquinas tan útiles como lavadoras, frigoríficos, ordenadores, y otros muchos dispositivos electrónicos inteligentes; capaces de elegir los programas más adecuados para adaptarse a las necesidades de cada caso y así ahorrar tiempo y energía. Como también es factible diseñar instrumental médico avanzado, trenes automáticos que operan sin conductor, etc.

La IA no está reñida con la inteligencia humana. Por el contrario, se va sabiendo cada vez más sobre cómo funciona el cerebro humano –una red neuronal altamente compleja— por la analogía con fenómenos como, por ejemplo, Internet, y más concretamente, el caso de Google que ya relaciona casi todo con todo.

Y moviéndonos en el área del IA, inevitablemente hemos de referirnos a los robots, los trabajadores no humanos, a los que el escritor checo Karel Čapek dio nombre a partir de su lengua originaria (robot = trabajador). Y desde esa primera notoriedad, de los años 20 del siglo XX, la robótica ha avanzado, hasta el punto de que Hiroaki Kitano, uno de los directores del Sony Computer Science Lab, en Tokio, a principios de los años 90 del siglo XX, ya soñaba con crear robots humanoides, capaces de competir con hombres y mujeres, algo que ya es una realidad por lo menos a cierto nivel.

La IA se ha vuelto ubicua: está en todas partes, aunque a veces no sea visible. Por ejemplo, en los sistemas de inyección de los automóviles se utilizan algoritmos de aprendizaje automático; en los videojuegos se emplean redes neuronales; en los sistemas de detección de fraudes financieros, se recurre a técnicas de aprendizaje automático relacional. Por su parte, la gestión del tráfico de llamadas telefónicas vía móviles, de detección de hábitos de consumidores, de los buscadores en la web, en todos esos procesos se recurre a técnicas de IA.

Los avances que hemos ido viendo en materia de IA y áreas conexas nos inducen a buscar dónde pueden estar los límites y qué relación guardan con el entorno sociológico e incluso religioso, siendo cada vez más frecuentes las preguntas sobre si la incidencia será irreversible por sus consecuencias en la forma de comportarse la propia especie humana. En ese sentido, Ray Kurzweil estima que en 2023, tendremos artefactos del tamaño de un ordenador personal, capaces de emular y sobrepasar el nivel de inteligencia de un ser humano; y en 2045, algo equivalente a la totalidad de inteligencia combinada de todos los seres humanos; con un software que asumirá la enorme complejidad de los procesos del pensamiento. De modo y manera que con ese software genético podrá alcanzarse un nivel de sofisticación suficiente para sobrepasar los cerebros biológicos. En definitiva, el Homo sapiens podrá disponer de habili­dades hasta ahora inimaginables.

Podría decirse, desde luego, que todo lo anterior es pura especulación. Si bien cabe observar, que el progreso de la inteligencia y del conocimiento es aparentemente imparable. Al modo en que en cierta ocasión planteó el filósofo y dibujante inglés William Blake (1757/1827):

Todo lo que hoy vemos,
fue un día imaginación.
Todo lo que hoy imaginamos,
podrá ser realidad mañana.

Todos los aspectos señalados en esta Introducción, son el trasfondo del Encuentro “La inteligencia artificial y el porvenir de la especie humana”, un conjunto de tres jornadas que se detalla a continuación. Y en el cual habrá ocho conferencias y una mesa redonda, para situar todo lo relativo a los temas a tratar, incluyendo en la introducción y en el final toda una serie de consideraciones de carácter filosófico, para mejor enmarcar los avances científicos a que nos referiremos.

El programa se desarrolla según los horarios, y con los intervinientes que figuran a continuación de manera detallada. Dando siempre, al final de cada sesión de mañana o tarde, oportunidad a los asistentes al Encuentro para exponer sus propios planteamientos, y especificar sus dudas a los ponentes.

Programa académico en pdf

lunes, 7 de julio de 2014

Debate en Radio3 Fallo de sistema: Desmontando a Kurzweil 02

El pasado domingo 6 de julio el programa Fallo de Sistema de Radio3 dirigido por Santiago Bustamante emitió un debate sobre las predicciones de Raymond Kurzweil.
También hablamos sobre la supuesta superación del Test de Turing por el chatbot Eugene Gotsman.
El debate fue muy interesante y contó con la presencia de Juan Lerma (Neurociencia y Biología), Martí Sánchez Fibla (Neurociencia y Robótica) y Santiago Sánchez-Migallón (autor del excelente blog La Máquina de Von Neumann)
Ya está disponible el podcast.

Fallo de Sistema - Episodio 141: Desmontando a Kurzweil 02 - 06/07/14

06 jul 2014

Se cumplían 65 años de su formulación y 60 desde la muerte del matemático que le dio nombre: Alan Turing. Se ha superado el Test de Turing, es decir, por primera vez en la historia de la inteligencia artificial una máquina ha confundido a un 33% de jueces humanos haciéndoles creer que hablaban con un adolescente de 13 años de nombre Eugene Gotsman. ¿Cómo se ha superado el Test de Turing? ¿Qué significa haberlo hecho? ¿Estamos ante la primera generación de inteligencia artificial de comportamiento humano convincente? Y si no es así ¿habría que reformular el Test para exigir más de lo que se ha hecho en esta prueba? Podrás escuchar la "conversación" de Eugene con un juez humano que no estuvo en la prueba y al que Eugene no le pareció humano. ¿Por qué? ¿significa eso que la propia predicción de Kurzweil diciendo que el Test se superaría en 2029 sigue siendo vigente? Sometemos este hecho histórico convocando un segundo "gabinete de crisis de la singularidad" al hilo de nuevo de las ideas del futurista, inventor, ingeniero, agitador de conciencias, Raymond Kurzweil y lo hacemos nuevamente de manera multidisciplinar con: Juan Lerma (Neurociencia y Biología), Martí Sánchez Fibla (Neurociencia y Robótica), Antonio de Orbe (Inteligencia Artificial) y Santiago Sánchez (Filosofía).

viernes, 4 de julio de 2014

Cerebro y ordenador disponible en Amazon

Ya está disponible Cerebro y ordenador en la tienda Amazon.
Como parte de la nueva política de Click Ediciones, sus libros se distribuyen a través de otras plataformas. Además de La Casa del Libro y El Corte Inglés, ahora se puede conseguir en la tienda de Amazon para leerlo en los populares dispositivos de lectura Kindle en su formato mobi.


jueves, 26 de junio de 2014

La enorme importancia de simular un diminuto gusano

¿Dónde estamos en los intentos de simulación del cerebro como en el caso de Blue Brain? ¿Cuál es el interés que puede representar un microscópico gusano como Caenorhabditis elegans (C. elegans)? ¿Sirve de algo el tan cacareado Conectoma? Afortunadamente un pequeño pero importante proyecto nos puede ayudar: OpenWorm

Reconozco que me he puesto muy pesado con el dichoso gusano. Y sin embargo, sigo convencido de que tiene una importancia capital. Queremos entender el cerebro humano. Queremos incluso simularlo en el ordenador. Gastamos cifras astronómicas en intentarlo. ElConectoma humano, el mapa de todas las conexiones neuronales en el sistema nervioso humano, concita el trabajo de un gran número de investigadores. Y mucho dinero.
Pero la pregunta es muy simple. ¿Cómo podemos entender y en su caso simular una estructura sumamente compleja como el cerebro humano si no somos capaces de hacerlo con una muy simple como el sistema nervioso de C. elegans?
El reduccionismmo en ciencia es muy útil. También en neurociencia. Alan Hodgkin y Andrew Huxley recibieron el Premio Nobel por averiguar el modo en el que la señal nerviosa se propaga por la neurona, el llamado potencial de acción. Y lo descubrieron en el calamar. Más concretamente en el axón gigante del calamar que se ve a simple vista y es sencillo de manipular. Eric Kandel recibió el Premio Nobel por sus estudios sobre la memoria realizados en una babosa marina, Aplysia. Gracias a estos dos animales sabemos mucho de los humanos.
Crear modelos es esencial en ciencia. Desde las matemáticas a un simple papel nos ayudan a explicar el mundo. También a hacer predicciones, experimentar, buscar errores… Pero en neurociencia hay muy pocos. Y la realidad, incluso la del gusano es muy compleja. Sin un modelo estamos perdidos.
Los intentos de simulación en neurociencia han comenzado con el más complejo de los sistemas ¡el cerebro humano! Es como si el primer proyecto de un arquitecto fuera un rascacielos o el de un ingeniero una estación espacial. Blue Brain o Cognitive Computing de IBM son dos de los más afamados. Ambos esperan lograrlo dentro de una década… si es que para entonces existen ordenadores capaces de hacerlo.
Una pequeña comparación. El cerebro humano tiene 85.000.000.000 de neuronas. C. elegans tiene 302. conocemos su Conectoma, es decir, la rede de conexiones de estas neuronas que suponen unas 7.000 sinapsis (el cerebro humano tiene 450 billones). Conocemos su genoma. A pesar de ello no sabemos cómo funciona. El modelo, la simulación, son imprescindibles.
OpenWorm es un modesto proyecto basado en estándares abiertos que se propone algo tan sencillo y complejo como simular C. elegans. El gusano es sencillo pero el proyecto es complejo. No solo simula las neuronas, sino las casi mil células incluidas las 95 células musculares. No solo eso. Pretende simular el entorno, es decir, la comida, el agua o el calor.
Ayúdanos a construir la primera forma de vida artificial
Se trata de un proyecto abierto en el que tú puedes participar. Usa estándares abiertoscomo OpenCL, Python… La descripción del estado del arte del proyecto y el roadmap están publicadas. Para ayudarnos, está disponible una reconstrucción en 3D.
El sw que simula el comportamiento de las neuronas es otro estándar llamado NeuroML. Todas las neuronas están descritas para que funcionen con este simulador.
La simulación completa se realiza en la actualidad en un GPU cluster de Amazon de unos 5 Tflops, lo que equivale a unos 50 ordenadores caseros.
Empezar por lo pequeño suele ser una buena idea. El gusano nos llevará al humano. Con tiempo y trabajo.