miércoles, 10 de marzo de 2010

Música compuesta por ordenador. Bach o Mozart. Emmy y Emily Howell de David Cope

Ya sabemos que las máquinas pasan el Test de Turing y ganan al ajedrez. ¿Pero también componen música?
David Cope es el autor de Emmy, el programa que compone música capaz de superar el Test de Turing con auténticos expertos. Ahora presenta una nueva criatura, hija de Emmy, llamada Emily Howell, también de género femenino. Emmy era capaz de emular a los clásicos. Emily compone música moderna.
Lo explica con claridad en su web.
Comencé en 1981 con un programa que me ayudara en mi siguiente nota, siguiente compás… a mi estilo. Como desconocía mi estilo, empecé con los grandes compositores.
El primer ensayo no funcionaba mal, pero el resultado tenía poca vida y energía.
Crear un conjunto de reglas para cada estilo resultaba desalentador. Decidí poner todo ello en una base de datos desde donde se creara nueva música. La idea es que cada es estilo tienen reglas para crear réplicas de sí mismo, distintas pero muy relacionadas. Me basé en la recombinación: generar nueva música recombinando música existente en nuevas sucesiones lógicas. Sostengo que la recombinación aparece en todos lados como un proceso natural evolutivo y creativo.
En esencia los principios de creación de Emmy (EMI Experiments in Musical Intelligence)  son:
  1. deconstrucción (análisis y separación en partes)
  2. firmas (buscar lo común que significa estilo)
  3. compatibilidad (recombinación en nuevas obras)
Ha habido gran controversia con mi trabajo. Creo que la música que componen nuestros algoritmos es tan nuestra como la escrita por la más grande de nuestras inspiraciones humanas.
Se explica más en detalle en la entrevista Triumph of the Cyborg Composer. Lo que sigue es un extracto.
David Cope apagó Emmy hace 6 años, la que fue la compositora músical de inteligencia artificial más avanzada.
Emmy produjo cientos de partituras al estilo de los clásicos que los expertos eran incapaces de identificar como creadas por ordenador.
Composición de Emmy estilo Bach
Composición de Emmy estilo Beethoven
Composición de Emmy estilo Chopin
Composición de Emily Howell estilo David Cope
Su propuesta lleva a reflexiones por las que ha sido atacado duramente. ¿Si un programa puede escribir una sonata tan buena como la de Mozart, ¿Qué hay de especial en Mozart? ¿Eran auténticos genios o simplemente buenos manipuladores de notas? Cope ha sido llamado el hombre de hojalata como en el mago de Oz. Sin corazón.
Finalmente tiró a Emmy a la basura. Ahora, este mes, va a desvelar los resultados de su sucesora: Emily Howell, la hija de Emmy. Pretende lo que Emmy no consiguió: crear música moderna original. Al parecer, según los pocos que lo han escuchado es soberbia.
A pesar de todo, Cope duda de que todo el esfuerzo concluya en su máxima ambición: crear una pieza inmortal.
Su historia es la de un buen músico que podría haber seguido en su cátedra pero que se volvió a la Inteligencia Artificial para revolucionar el mundo musical.
Quiso crear obras siguiendo su propio estilo ayudado de los ordenadores. Un Cope virtual.
Su primer trabajo después de aprender a programar fue escribir corales de Bach (himnos vocales de 4 partes). Después de un año, el programa lo hacía bien, seguía bien las reglas pero carecía de emoción. Como SW de IA era muy bueno, pero como compositor era mediocre.
Hasta que comprendió que Bach no sólo seguía reglas. Periódicamente se las saltaba y eso daba belleza a la composición.
Cope creó un programa que generaba las reglas y la forma de saltárselas. Introdujo 300 corales de Bach en una base de datos. Creo un programa que dividía las corales en trozos y las recombinaba al estilo de Bach. El resultado mejoraba el SW anterior, pero las composiciones parecían perderse sin objetivo claro.
Cope siguió investigando y desgranando los vagos conceptos estéticos: dinámico, cromático, apasionado... Cuántas veces se repite la secuencia de notas, cuántas veces y en que momentos se sale del tono, qué precede o sigue a cada frase...
Finalmente capturó la esencia de Bach y produjo 5.000 corales, el trabajo de toda una vida. En un concierto preguntó al público que piezas eran de Bach y cuales eran de Emmy. El público no supo distinguirlas. Pasó pues el Test de Turing.
Según Cope, toda la música (y cualquier creación) se basa en las creaciones previas. Puedes llamarlo subirse en las espaldas de los grandes o simple plagio. Todo lo que creamos es recombinación. Los compositores (incluidos los genios) oyen música, inconscientemente la desmenuzan y la recombinan de forma novedosa. Nadie es completamente original. Todos han copiado a todos y han recombinado sus sonidos.
Si Cope hubiera tenido tiempo hubiera creado las 5.000 corales que creó Emmy.
Finalmente Emmy captó el estilo de Cope y crearon una opera que tuvo buena acogida.
Muchos interpretes le pidieron que creara obras especialmente para ellos y creo más de 1.000 nuevos trabajos. Y en un momento dado, pensando que Emmy le había robado muchas horas de compositor, la apagó.
Pero comenzó el trabajo con su hija, Emily Howell. El programa compone frases y el compositor va guiando los resultados. "Si" o "no". Y el programa continúa creando.
Cope dice que Emily produce ideas musicales que a ningún humano se le habían ocurrido antes. Las máquinas pueden ser más creativas que los humanos. Pueden recombinar sin estar ligados a las preconcepciones de los humanos. "Los humanos tenemos prejuicios de los que no nos podemos librar". Los humanos somos más robóticos que las máquinas.
Ahora los compositores ven a las máquinas como su competencia. Lo hacen más rápido y la audiencia disfruta.
El Cyborg funciona así: Cope tiene una idea por ejemplo: cinco voces se alternan, o bien bajan y suben por la una escala musical. Le pide a Emmily Howell que cree una partitura. La escucha y la piensa. Pide a Emily que la cambie... Rápido y eficaz. La piensa en la cocina o en el coche y Emily trabaja para él.
Cree que los compositores lo usarán. Es demasiado bueno para no hacerlo.
Pero Cope no está completamente satisfecho. Aún no ha compuesto la obra inmortal que cambie la vida de algún oyente.
P.D. En el post aparece el siguiente comentario sobre el cuento El Poeta Electrónico de Trurl (Stanislaw Lern): Un inventor crea una máquina que escribe maravillosas poesías. Los poetas serios se enfadan, algunos se suicidan, la polémica estalla y la gente adora sus poemas. En un momento Trurl quiere apagar la máquina, pero esta habla con tal convicción que Trurl es incapaz de hacerlo.
Entrada relacionada: ¿Por qué las escalas musicales suenan bien?
Entrada relacionada: Robot Musical

5 comentarios:

  1. Enhorabuena por el blog. Esta entrada es digna de un extenso debate.
    http://josechafino.blogspot.com/2010/05/podria-un-ordenador-crear-sus-propias.html

    ResponderEliminar
  2. Gracias. He leído el debate en Blogal y es muy ilustrativo

    ResponderEliminar
  3. Un artículo muy interesante. Las composiciones de esta máquina son sorprendentes. La de Beethoven me ha recordado un montón a Claro de Luna.

    ResponderEliminar
  4. Sergi. Resulta en efecto admirable el resultado e indistinguible. Cierto que para que David Cope y su sw pudieran hacerlo, antes tuvo que haber un Claro de Luna escrito por Beethoven.

    ResponderEliminar
  5. Tantos años estudiando armonía y análisis para que llegue una máquina y sea capaz de componer según distintos estilos ella solita :(

    De todos modos las piezas de muestra parecen copias malas de los originales.

    Muy interesante el post y el blog.

    Enlazado en Upnews.es : Música compuesta por ordenador. Bach o Mozart. Emmy y Emily Howell de David Cope, donde podéis votarla para que llegue a portada.



    ResponderEliminar