domingo, 28 de noviembre de 2010

Leyendo en el cerebro

Leyendo en el cerebro es un libro de Stanislaus Dehaene.
Leer no es una habilidad innata. La mayoría de la población humana ha sido y es analfabeta. Por el contrario hablar y comprender el lenguaje hablado son habilidades innatas, nuestro cerebro está precableado para realizar esas funciones (aunque también es necesaria una experiencia, una exposición cultural al lenguaje para aprender una lengua). Resulta sorprendente que una habilidad aprendida sea tan eficiente como la lectura. Utiliza las áreas extremadamente eficaces de reconocimiento de objetos y formas. De entre ellas brilla sin par el reconocimiento de caras (que es innato). La lectura comienza con una comparación de las formas de las letras. Después compara "bigramas" con dos letras y luego palabras enteras. Realiza esto a una velocidad sorprendente. Finalmente enlaza con los módulos del discurso y significado (estos sí están precableados) como lo hace el lenguaje hablado.
Además Stanislaus Dehaene nos indica que la lectura como herramienta humana está determinada por las habilidades humanas. Es decir, otras muchas maneras de codificación de las palabras podrían existir, pero serían menos eficientes que la de reconocer formas visuales.
Todas estas características de la lectura se invierten en la escritura. Escribir a mano es una habilidad compleja e ineficiente. Los niños tienen grandes problemas para aprender a escribir a mano y una gran parte de los manuscritos de los adultos son inservibles.

Lo que sigue es una reseña de Robert Boyd
La lectura es una habilidad sorprendente. Mientras lee este texto, el significado fluye desde la página hasta su cerebro. Esto sucede automáticamente, no se puede optar por no entender la palabra escrita menos que la hablada. Es también muy eficiente.

La mayoría de la gente puede procesar texto escrito dos o tres veces más rápido que hablado. Por supuesto, los humanos tenemos muchas habilidades sorprendentes. También identificamos objetos, decodificamos el lenguaje hablado y comprendemos situaciones sociales complejas de forma automática y eficiente.
Sin embargo, la maquinaria cerebral que nos da estas habilidades, y muchas más, se construyó plausiblemente por selección natural, y si es así, son adaptaciones al igual que nuestra peculiar pelvis y el esmalte grueso de nuestras muelas. La lectura surgió hace unos pocos miles de años, y esto significa que la maquinaria en el cerebro que nos permite leer no evolucionó a tal efecto. En su lugar, una serie de escribas, sacerdotes e impresoras trabajando poco a poco unos pocos miles de años idearon los sistemas de escritura que dan lugar a esta habilidad asombrosa. En este libro fascinante, Stanislaus Dehaene detalla cómo habilidades cognitivas evolucionadas para otros fines fueron usadas para la lectura, cómo esas habilidades se crean en el cerebro, y cómo éstas limitan la evolución cultural de los sistemas de escritura.

Cuando usted lee, la información visual se desvía a una pequeña región en el hemisferio izquierdo de su cerebro, "la caja de las letras", donde el texto se descifra. La evidencia más temprana de esto vino de la autopsia de una víctima de accidente cerebrovascular del siglo 19 que perdió la capacidad de leer, a pesar de que aún podía reconocer los números. Más recientemente, los estudios PET y resonancia magnética funcional por imágenes han precisado la ubicación. Sorprendentemente, estos resultados demuestran que no importa si usted lee italiano o chino, la misma parte del cerebro está implicada.

Los electroencefalogramas nos dan una mejor resolución temporal, y los registros de neuronas individuales de los pacientes sometidos a cirugía de confirman que sólo algunas neuronas responden al texto, mientras que otras responden a las caras, las herramientas, y muchas otras cosas. La información del la caja de letras fluye después a las regiones del cerebro que tienen que ver con el habla y el significado, lo que lleva a un sistema de doble vía que nos permite reconocer rápidamente el significado de palabras familiares. Dehaene cuenta la historia experimento a experimento con una buena estrategia narrativa.

Leyendo en el cerebro explica, con una claridad excepcional, cómo una maquinaria que evolucionó para otros fines nos permite leer y por qué este mecanismo limita los sistemas de escritura. Los organismos tienen que ser capaces de reconocer una amplia variedad de objetos nuevos, y, en consecuencia, la caja de letras se encuentra en la región del cerebro donde se lleva a cabo el reconocimiento de objetos. Allí, las diferentes poblaciones de neuronas responden a un alfabeto de formas elementales, y las correlaciones entre estas poblaciones se utilizan para identificar objetos. Resulta que los símbolos utilizados en todos los sistemas de escritura del mundo están estrechamente relacionados con estas formas elementales. Los objetos deben ser reconocidos a diferentes distancias y en diferentes posiciones, por lo que nuestro sistema de reconocimiento de objetos es insensible al tamaño y ubicación. Lo mismo puede decirse de todos los sistemas de escritura del mundo. Una vez que las letras son reconocidas, deben ser agrupadas en palabras. El primer paso en este proceso de comprensión de los sistemas de escritura alfabética es la presencia de neuronas que responden a pares ordenados de letras, o "bigramas." Las correlaciones entre los bigramas se utilizan para identificar palabras (que explica por qué el acrónimo UK es tan llamativo). En cada paso, la forma en que los sistemas del cerebro han evolucionado para otras tareas limita la naturaleza de los sistemas de escritura.

Este hecho conduce Dehaene a adoptar una postura fuertemente innatista. Contrariamente a los "científicos sociales", argumenta, el hecho de que nuestros cerebros limiten los tipos de sistemas de escritura que podemos aprender falsea la creencia de que la cultura es totalmente libre de la biología. En cambio, sostiene, la estructura de la cultura está determinada por la maquinaria innata la mente humana- sólo los elementos de la cultura humana que se ajustan a este mecanismo pueden propagarse y persistir. La lectura es una herramienta, y las herramientas siempre están limitadas por las propiedades de la criatura que las utiliza. La evolución cultural no dará lugar a hachas con mango cuyo diámetro sea de 30 cm debido a la estructura de la mano del hombre o a instrumentos musicales que sólo producen sonidos con frecuencias superiores a 20.000 Hz, debido a la estructura del oído humano. Es de gran interés conocer cómo los sistemas cerebrales limitan los sistemas de escritura, pero el hecho de que lo hagan no debe causar la mínima sorpresa.

Este libro demuestra maravillosamente que la cultura está profundamente enraizada en la biología del cerebro humano, y, al mismo tiempo, la cultura da lugar a nuevas conductas muy adaptativas cuyos cruciales detalles funcionales no se derivan de las propiedades evolucionadas del cerebro, sino que se han creado por la acumulación gradual cultural. En la mayoría de los ambientes humanos pasados, la caja de las letras permitió a la gente reconocer personas y objetos, distinguir entre amigos y enemigos y hachas de martillos. Sin embargo, en entornos en los que las personas tienen experiencias con textos escritos, y en el que hay instituciones que ayudan a aprender a descifrar estos textos, esta parte del cerebro se transforma en una máquina de lectura que reconoce las letras, las agrupa en bigramas, y en última instancia, en palabras. Esta información se vincula a otras estructuras cerebrales y el resultado es la capacidad de leer con rapidez y de forma automática la palabra escrita, una extraordinaria capacidad adaptativa que transforma las mentes humanas y las sociedades humanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada